Pequeño glosario de géneros

libreria

Si el objetivo de su escritura es personal y privado el producto de sus escritos sólo deben encajar en sus estándares, pero si lo que quiere es publicar y, de cierta manera, hacer carrera en el mundo de la escritura profesional, la industria editorial y (más importante) sus lectores exigirán que defina el campo a donde piensa apuntar su temática. Como ya habíamos visto, ésta puede ser bastante amplia y vincular varios subgéneros, pero el género principal, el que le dirá a las librerías en qué estante deben colocar sus novelas, debe estar definido.

Sin extenderme demasiado (promesa vana), ésta es una lista de los géneros más populares y una descripción básica del tipo de novelas que comprenden, si usted está en el momento de tomar su decisión sobre qué genero escoger para su carrera como escritor, quizás quiera leer también el artículo: La elección del género.

Romance
Las novelas románticas tradicionales, también llamadas novelas rosas, se centran en la historia de amor entre los personajes principales (femenino y el masculino). Por lo general tienen escenas desde ambos puntos de vista. Un romance puede tener lugar en el pasado, presente, o en el futuro, pero por lo general los escenarios elegidos son exóticos y sugerentes. La cosa más importante para un escritor de romance a tener en cuenta es que ninguna otra parte de la trama puede eclipsar el romance. La historia tiene un nudo inevitablemente dramático, incluso melodramático, pero el libro debe tener un final feliz u optimista y el objetivo siempre es el matrimonio o el compromiso.

Hay casas editoriales específicas dedicadas a la publicación  y distribución de este género, así como agentes que se especializan en la venta de estas novelas.

La categoría romántica tiene docenas de sub-grupos, uno de lo más desarrollados es el de Romance histórico aquí hay desde novelas victorianas al Viejo Oeste de Estados Unidos. Hay un gran mercado para el romance histórico escenificado en la época medieval, así como para romances históricos que ofrecen piratas como protagonistas o personajes prehistóricos.

Existen varios grados de sensualidad el género romántico, desde las novelas inocentes, para satisfacer el gusto de lectoras conservadoras, hasta historias subidas de tono e incluso eróticas, caracterizadas por tener un contenido sexual fuerte. Un ejemplo de esto último es la trilogía de Cincuenta sombras de Grey, de E.L. James.

Los romances también toman prestado de otros géneros para ambientar sus historias de amor, dando lugar a interesantes combinaciones, como por ejemplo la Saga Crepúsculo, de Stephenie Meyer, donde escenifica una típica historia romántica en un subgénero del Horror que, salvo utilizar este tipo de personajes, no respeta ninguna de las convenciones del subgénero de vampiros. Su nueva novela, The Host, también está claramente dentro del género romántico, aunque ahora le rodea un entorno de ciencia ficción.

Son ejemplos de novela romántica cualquiera de los libros de Corín Tellado (la escritora española más leída después de Miguel de Cervantes y que figura en el Libro Guinness de los Récords del año 1994, edición española, como la autora más vendida en idioma español.)

Ficción de Mujeres
Es precisamente eso, ficción sobre temas de la mujer para un público femenino. Hace buen uso de la prosa literaria, lo que nos garantiza cierto nivel de calidad y a la vez tiene un gran mercado. Sus personajes son a menudo mujeres que intentan superar la adversidad, tanto a nivel personal como en la sociedad. Si bien toma prestados algunos elementos del Romance, es bastante más abierto y no necesariamente se centra en la búsqueda de una relación o un final feliz. A pesar de que la Ficción de Mujeres a menudo incorpora situaciones graves como el abuso, la pobreza, el divorcio, la desintegración familiar, y otras luchas sociales, también puede explorar los aspectos positivos de la vida.

La Literatura de Chicas o Chic Lit es un subgénero muy popular dentro de la Ficción de Mujeres aunque las historias de amor que se encuentran aquí ganan en profundidad, madurez y el tono deja de ser tan inocente y optimista para pasar a ser realista y hasta crítico y mordaz. Las protagonistas tienden a ser mujeres sofisticadas de entre 20 y 30 años, que saltan de una pareja a otra en busca de la relación perfecta, o pueden centrarse más en sus relaciones con amigos y empleos. Por lo general se busca un algo perfecto, puede ser un hombre perfecto, una figura perfecta, un trabajo perfecto, o un par de zapatos perfectos. Las historias suelen ser divertidas, sensatas, peculiares, y ágiles. Son una buena opción para leer en la playa. Los ejemplos más famosos de Chick Lit son El diario de Bridget Jones, de Helen Fielding y la serie de libros llevada a la pantalla Sexo en Nueva York, de Candace Bushnell.

Mami Lit es otro subgénero de la Ficción de Mujeres que va ganando fuerza. Como su nombre lo indica, se centra en la relación de las mujeres con la maternidad. Tiende a ser más humorístico e irreverente que el resto. A menudo se centran en los detalles comunes de este aspecto la vida de las mujeres de un modo jocoso e incluso satírico. Si bien existe muchas novelas, este subgénero hizo eclosión en el mundo del blogging, con miles de madres escribiendo entradas diarias (más o menos autobiográficas) en el poco tiempo que consiguen quitarle a sus quehaceres domésticos. Ejemplos de Mami Lit son las novelas Maternidad, de Katherine Dieckmann y Amigos con Hijos, de Jennifer Westfeldt.

Ciencia Ficción
La ciencia ficción pura se centra generalmente en los avances tecnológicos y su impacto en los personajes y las civilizaciones. En estos libros se espera que las teorías y principios científicos se desarrollen hasta lograr avances considerables o se desvían de ellos siguiendo un criterio académico autosustentable. Aunque desarrolle un sistema científico muy diferente a lo que conocemos todavía se espera que sea internamente coherente y lógico.
En la ciencia ficción, la ciencia es la estrella, pero aun así es importante contar con personajes interesantes. Este género se hizo inmensamente popular en los años 60 y 70 y algunas novelas del género se convierten en verdaderos Best Sellers. Actualmente cuentan con una base de fans enorme y muy fiel. Se nutre de géneros como el misterio, thriller, policial y hasta terror para dar líneas argumentales a sus historias. Son escritores clásicos de ciencia ficción Isaac Asimov, Ray Bradbury, Arthur C. Clarke y Phillip K. Dick, entre tantos otros.

SciFi es un término generalmente utilizado para el subgénero de las historias de ciencia ficción basadas en programas de televisión o películas como la popular serie de novelas de Star Trek.

Fantasía
La Fantasía se puede establecer en cualquier período de tiempo, aunque la gran mayoría se sitúa en una especie de Edad Media con rasgos particulares. Gran parte de las novelas de fantasía de comienzan con la suposición de que la magia existe y este puede ser un elemento activo o incidental a la trama. Este género utiliza mundos imaginarios y criaturas místicas en sus historias. Personajes familiares de las fábulas y la mitología como príncipes y princesas, caballeros, dragones, gigantes, hadas, duendes, gnomos, hechiceros y brujas son habituales en este género. Magia, hechizos, espadas y hechicería, poderes sobrenaturales, animales que hablan, y los reinos de fantasía son estereotipos bienvenidos.

A menudo la Ciencia Ficción y la Fantasía se clasifican a juntas. Los temas comunes de la Fantasía incluyen la búsqueda de objetos preciosos, el rescate de damiselas en peligro, y las batallas en donde antagonizan lo bueno y lo malo. A diferencia de la ciencia ficción, la fantasía tiene sus raíces en la mitología y las tradiciones, y sus únicas limitaciones son las expectativas y las nociones preconcebidas de sus lectores dedicados.

La trilogía El Señor de los Anillos, de JRR Tolkien es un ejemplo clásico del género fantástico, como la serie épica Dragonlance escrita principalmente por Margaret Weis y Tracy Hickman. La serie de Harry Potter, de JK Rowling es una fantasía moderna.

Novela Histórica
La ficción histórica es a menudo una obra de ficción literaria o general en el que la trama y la historia se escenifica durante una época distinta en el pasado. La ficción histórica verdadera retrata los conflictos y los personajes que dependen de un período de tiempo determinado (batallas de la Guerra Civil y los héroes de la revolución, el comercio de esclavos en la América colonial del siglo 18, la realeza británica, 1960 y los líderes de los derechos civiles, etc) Estos conflictos y personajes son inseparables de la decisión del autor de crear la historia en una época no contemporánea, el tiempo histórico y el lugar influyen en el despliegue narrativo y en las luchas de los personajes dentro de ella.

La ficción histórica busca un delicado equilibrio entre la realidad y la ficción, y aunque los personajes y eventos pueden ser exagerados o totalmente cambiados por el bien de una buena historia, la precisión en determinados hechos históricos y detalles dan credibilidad y legitimidad a la historia en general. A pesar de que la ficción literaria y la comercial a menudo incorporan elementos históricos en sus tramas como un efecto atmosférico, esto no es lo mismo que la ficción histórica, que utiliza escenarios históricos y períodos de tiempo para establecer sus conflictos centrales.

La saga Los hijos de la tierra, de la autora norteamericana Jean M. Auel, con su famoso primer libro El clan del oso cavernario, son buen ejemplo de ficción histórica, así como los libros Los pilares de la tierra y Un mundo sin fin, de Ken Follett y también El médico y Chamán, de Noah Gordon.

Misterio
Las novelas de Misterio a menudo se centran en un delito, por lo general un asesinato. El personaje principal es generalmente un oficial de policía, un detective aficionado o un detective privado, aunque algunas historias utilizan como protagonistas a periodistas y otros civiles, siempre metidos en la tarea de detective. En éste género un misterio debe ser resuelto al el final del libro de la forma más original que se pueda, siempre siguiendo la lógica y habiendo dado todas las pistas importantes en capítulos anteriores.

Los lectores esperan ser capaces de resolver el misterio junto con el personaje principal. Las pistas falsas son comunes, pero las pistas reales deben mezclarse en la trama de manera que, siguiendo un patrón claro y lógico, puedan ser hilvanadas en una explicación creíble al final del libro. Un buen misterio es como un rompecabezas en el que ningún personaje es más importante que la trama en sí. Los niveles de violencia en las novelas de misterio pueden variar desde gráfica y explícita a quedar como un elemento de fondo, porque normalmente se centran en el proceso de resolver un crimen, en lugar de focalizar en los detalles, orígenes o consecuencias de la propia delincuencia. Son libros clásicos de Misterio las novelas de Agatha Christie con su serie de Hercule Poirot, La colección de Sherlock Holmes, escrita por Sir Arthur Conan Doyle, y las novelas más actuales de Kinsey Sue Grafton.

Novela Negra
Surgió como un subgénero de las novelas de misterio, pero fue ganándose a pulso (y a golpe de cantidad de fanáticos seguidores) su clasificación como género. Las reglas de éste género son generalmente más rígidas y a sus adeptos les apasiona que así sea. Centra su trama en la comisión de un delito y en su resolución pero, a diferencia de las novelas de misterio, es de suma relevancia la personalidad del protagonista, generalmente duro, al margen de las convenciones, en el borde de la legalidad y antisocial, pero esencialmente bueno y con un personal sentido del honor. El estilo de escritura es simple y despojado de toda floritura, muy cuidado en sus formas para lograr la comunicación directa del mensaje. Si bien existen muchos subgéneros, hay dos principales: la Novela Policíaca o Detectivesca y el Crimen Verdadero. El último centra su historia en el crimen en sí y en la mente criminal. Espeluznantes escenas del crimen, violencia gráfica, estafadores, el crimen organizado y el mundo del hampa son todos elementos familiares en este tipo de ficción, donde no siempre los buenos ganan ni salen las cosas como se las planea. Son ejemplos de éste género las novelas de Dashiell Hammett, Raymond Chandler, James M. Cain, James Ellroy y Patricia Highsmith, entre muchos otros.

Thrillers / Suspenso
El conflicto básico de las novelas de suspenso y los thrillers es el peligro: un peligro mortal en que se pone la protagonista, sus seres queridos, o incluso el mundo entero. Las historias apuntan a menudo a una gran destrucción, asesinato de personajes importantes (para el protagonista o para el público en general), la caída de una nación entera, un desastre ecológico. Sin embargo, thrillers también pueden representar simplemente la fascinante tensión psicológica entre dos personajes opuestos. Los thrillers y las novelas de suspenso se agrupan en un género porque a menudo utilizan los mismos elementos en el desarrollo de la historia: el mal que acecha a la vuelta de la esquina y que motiva al protagonista a perseguir y capturar al gran villano o el descubrimiento casual de una conspiración donde todos los elementos juegan en contra del protagonista, en lucha siempre desigual.

Aunque, como en las novelas de misterio, a menudo ponen al protagonista a resolver un crimen y llevar ante la justicia a los malos, el conflicto central de los thrillers se centra en el desarrollo de la acción con intriga, un constante un sentido de urgencia y peligro inminente en lugar de resolver lógica y ordenadamente un misterio. Los protagonistas (por lo general ingeniosos y activos) deben ganar a toda costa, contra una amenaza con más recursos, mientras avanza la historia las cosas van de mal en peor, y rápido. Cerca del final el protagonista se encontrará casi derrotado y sin salida, es donde la trama nos presenta un giro inesperado (inteligente, y en un análisis posterior lógico) que logra salvar la situación. Un subgénero muy popular son las Novelas de Acción, pura adrenalina donde la historia pasa a segundo lugar tras las detalladas secuencias de lucha, persecuciones y tiroteos.

Entre los numerosos subgéneros encontramos thriller político, erótico, de conspiración, psicológico, de espías, sobrenatural, techno thriller, legal o de abogados, etc.

Los escritores de thrillers son muy populares y encontramos entre ellos a Dan Brown, Michael Crichton, John Grisham, Michael Connelly, Tom Clancy, Mary Higgins Clark, John le Carré, Ian Fleming, Ken Follett, Frederick Forsyth, Graham Greene…

Horror
Las novelas de horror tienen sólo un objetivo: asustar a sus lectores. Su escalofriante péndulo oscila con un arco amplio, y utiliza toda una gama de técnicas para aterrorizar y excitar a su público. Desde el subgénero Gore, con sangre y las tripas por todos lados, la violencia gráfica, el asesinato y la mutilación hasta el suspenso psicológico, los submundos criminales, el folklore sobrenatural, el erotismo y el surrealismo.

El Horror juega con el miedo a lo desconocido, lo sobrenatural, los monstruos que todavía creemos que se esconden debajo de las camas. Teniendo en cuenta su principal premisa de asustar, se pueden incluir en éste género algunos libros de thriller sobrenatural y thrillers médicos, especialmente si se centran en los horrores creados por la intervención médica o la manipulación genética.

Los subgéneros más conocidos son los de criaturas como vampiros, hombres lobo y toda clase de demonios. Otra veta muy representativa es la de los fantasmas, espectros y apariciones. Actualmente se ha puesto de moda el subgénero de los zombis. Además, bajo este título se incluyen la ficción oscura, fantasía oscura, terror de vanguardia, erótico, terror extremo, lo oculto, gótico, psicológico, sobrenatural, paranormal y la lista sigue, ilustrando las formas innumerables e imaginativas que exploran el miedo. A diferencia de los thrillers de suspenso, que se basan en la realidad, el horror a menudo utiliza el folclore y la fantasía para crear manifestaciones del mal, la muerte y la destrucción.

Stephen King es el maestro del género de terror. John Saul y Robin Cook son otras dos estrellas del género.

Literario
Algunos lectores y escritores creen que el género literario y el general o convencional (mainstream, en inglés) son muy similares, pero hay una diferencia cuando se trata de la comercialización de una novela. Las novelas literarias no necesariamente tienen que ser lucrativas, se suelen publicar en menor número y, más que por su posible éxito comercial, para añadir nivel al catálogo de las editoriales. A veces se centran en el uso de la palabra, la sonoridad de las frases, las imágenes, las descripciones, sin dejar ver una trama activa que sea evidente. Tienden a ser reinterpretaciones de los temas clásicos y de libros previamente reconocidos. Conscientemente tratan de romper el molde y crear su propia forma literaria.

La ficción literaria se maravilla con la calidad de la escritura en sí, sobre todas las cosas, y explora los conflictos inherentes a la condición humana a través de la escritura brillante y sensitiva. Los personajes, la trama, y el atractivo comercial son secundarios al desarrollo de la historia a través de una prosa de primera clase.

Cuenta con varias capas temáticas, una narración descriptiva poética y una cuidada caracterización tridimensional que distingue este género de todos los demás. La ficción literaria a menudo experimenta con la estructura tradicional, la voz narrativa, puntos de vista múltiples y argumentos con estructuras poco usuales para lograr un elevado sentido del arte. Aunque alguna ficción literaria puede ser comercialmente exitosa por trascender su nicho de mercado y atraer a un público más amplio, no es lo mismo que la ficción general, que en su esencia tiene un gancho comercial. La ficción literaria a menudo se confunde con otros tipos de ficción para crear géneros híbridos como los thrillers literarios, históricos, misterios, epopeyas y sagas familiares, pero sin perder de vista su vocación poética.

Genero Convencional (mainstream)
No es un género en sí, sino más bien un grado editorial que alcanzan las novelas. Cualquier género tiene el potencial de producir una novela convencional, como cualquier género tiene el potencial de producir una novela literaria. Son novelas que tienen una amplia audiencia. Stephen King puede ser considerado como un novelista de la corriente comercial, ya que mucha gente que habitualmente no lee novelas de horror escritas por cualquier otro autor leerá cualquier libro que King publique. Danielle Steel también se puede considerar una autora convencional ya que hay lectores no aficionados a novelas de género romántico van a comprar sus libros. Muchos bestsellers pueden considerarse novelas convencionales.
Básicamente son novelas que no se clasifican de lleno en otro género y no pretenden tener la profundidad temática ni la excelsa calidad de prosa que poseen las de género literario.

Para finalizar
Cualquier lista de géneros tiene forzosamente que ser incompleta, ya que hay muchos y diferentes géneros, subgéneros y combinaciones de ellos. También dicha lista (esta lista) tendrá definiciones controversiales. La mejor manera de absorber los matices del género para el que desea escribir es leer, leer y leer novelas del género escogido. Puede ser un reto encontrar el género que se adapte a su estilo y fuerza. Muchos autores encuentran que tienen más éxito en el género que más leen, por conocimiento y dominio de la estructura. Sin embargo, hay escritores que escriben bien en un género que no leen muy a menudo, sólo estudiando sus convenciones. Usted puede dedicarse a publicar dentro de cualquier género, sólo escribiendo libros como los que le gustaría leer y leyendo más libros como los que le gusta escribir.

Más artículos...

8 Respuestas

  1. arkano0id dice:

    Es bastante mejor que lo que estuviera buscando. Gracias por esta guia!

  2. Vriel dice:

    Apenas hoy entré a explorar el blog, y no sabes lo que me arrepentí de no haberlo encontrado antes. Es GENIAL.
    Gracias.

  3. Alejandro dice:

    Tomás: ¿Existe algún ránking de publicación/venta de novelas segùn géneros? Lo pregunto no para escribir sobre el que más vende, porque quizás no se adapte a lo que me guste o la temática sobre la que pueda escribir, pero sí para saber si uno no está pensando en un género que sea muy difícil de colocar en el mercado editorial. Serìa bueno tener una guía para eso antes de empezar, sabiendo de antemano el tiempo y esfuerzo que demanda hacer una novela… Gracias.

  4. Gabriel dice:

    La verdad es una muy buena explicación. Ojalá así fueran la mayoría de fuentes de información claras, simples y concisas. Te agradezco bastante tu ayuda.

  5. Me gustan muchos sus artículos. Recién ahora me he vuelto adicta a ellos.
    Muchísimas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar