Historia, trama y argumento

armando

Cuando se nos ocurre una nueva idea para una novela, generalmente la pensamos en forma de síntesis de una historia. Es una frase que tiene el germen de lo que podría ser nuestra próxima novela y depende de nosotros hacerla crecer. Para ello hay que desarrollar la historia, hacerla más completa, llenarla de personajes y detalles. La historia es la forma básica en que organizamos las acciones que conforman una serie de hechos: primero pasa esto, luego aquello, después otra cosa y así. Es una forma lineal, simple y cronológica.

Una historia base para una novela se parece mucho a un reporte periodístico o a un capítulo de un libro de estudio. Los hechos se suceden, cada uno consecuencia de uno o más anteriores, y al final se llega al desenlace lógico (aunque no por ello menos sorprendente si llevamos bien el relato). Es importante resaltar en ésta última frase la palabra consecuencia, porque es una premisa que se debe respetar en cada párrafo de nuestra novela. En la narrativa de ficción rige la causalidad, no la casualidad. Todo tiene su prólogo, su acción previa, su causa, porque si alguna de las acciones de nuestros personajes o alguna escena es fruto de una casualidad, se rompe la coherencia interna de la historia y como resultado perdemos la credibilidad del lector.

La transformación de esa historia base en trama depende de dos pasos: seleccionar y ordenar.

Primero hay que seleccionar qué partes vamos a contar de esa historia, porque no todos los hechos son narrativamente relevantes o interesantes como para hacerlos formar parte de nuestra novela. Junto con esa selección determinaremos la forma y duración de la exposición de estos hechos elegidos (por ejemplo si serán escenas o resúmenes, si llevarán unas líneas o varias páginas). El segundo paso es ordenar esos hechos relevantes dándoles su lugar en nuestro libro. Hay varias maneras de ordenar los hechos que conforman nuestra novela, la más básica es la organización cronológica, narrando los sucesos desde el primero hasta el último, en el orden natural en que ocurren. Nuestra vida transcurre de forma cronológica y por ello se nos hace sencillo organizar las historias de la forma que percibimos las cosas diariamente.

escrilia-arg03

Pero como escritores tenemos el poder de alterar el orden lineal de los acontecimientos para crear intriga, generar expectativas que enganchen al lector o simplemente para retrasar esa escena fundamental que servirá de clímax en nuestro relato. Por su manera de comenzar la narración, las organizaciones no lineales de la trama se pueden dividir en dos grupos:

Los libros que empiezan por un hecho situado en un punto medio de la historia, con los personajes ya en pleno conflicto, sin explicaciones previas, sin introducciones o presentaciones. Esta técnica es conocida como In Medias Res, y genera expectativas e interrogantes en el lector, que no tendrá otro remedio que seguir leyendo para conocer los personajes y el planteamiento del conflicto. Para contar los sucesos previos, deberemos hacer saltos hacia atrás en el tiempo con retrospecciones o flashbacks. La técnica In Medias Res es realmente antigua (Homero la empleó en La Odisea y La Ilíada), pero se encuentra más vigente que nunca debido a nuestra cultura audiovisual y su tendencia a “comenzar bien alto”.

La segunda forma de comenzar las narraciones utilizando tramas no lineales es la técnica denominada in extremis, en donde la primera escena que contamos es la última de la historia. Con esto pretendemos que el lector se pregunte cuál ha sido el camino que llevó al personaje hasta ese punto. Luego de este comienzo, los hechos de nuestra historia pueden ordenarse de forma cronológica desde el principio hasta la escena que abrió la novela, lo que se llama estructura circular o racconto. Si por el contrario, decidimos contar los hechos en forma no lineal, ordenándolos por su grado de intensidad o de importancia, estaremos utilizando una estructura homérica.

escrilia-arg02

Cuando hayamos estructurado nuestra historia en una trama hay un paso más (en realidad varios pasos) que deberemos completar para poder tener finalmente nuestro argumento: La incorporación de las subtramas. Como habrán adivinado, las subtramas son prácticamente lo mismo que la trama principal, sólo que con una importancia secundaria y una duración generalmente menor.

Una novela con sólo una historia se hace demasiado simplista y por ello plana y poco interesante. También sería difícil de creer, la aislación total de unos hechos en la vida real es infrecuente, la aparición de personajes secundarios implica historias secundarias. Es necesario controlar estas subtramas para que no se nos vayan de las manos y terminen como historias inconclusas, generen expectativas luego no resueltas o empiecen por si solas a contar historias que poco tienen que ver con el tema principal (historias parásitas). Las subtramas pueden reforzar el tema de la trama principal, contradecirlo aportando otro punto de vista o generar temas secundarios que darán color y vida al entorno de nuestra historia.

Cada subtrama tendrá su historia, su tema, su premisa, su protagonista (uno o varios, que generalmente son personajes secundarios de la trama principal) su trama y su resolución. Por el modo en que afectan a la trama principal, las subtramas pueden ser colaborativas (necesarias, complementarias u opuestas) o paralelas. La primeras son tramas menores que de algún modo ayudan a la resolución de la historia principal, ya sea resolviendo un aspecto necesario, aclarando la acción de un personaje o dando alguna causa lógica a una situación que vive el protagonista. La subtramas paralelas no ayudan a la principal, pero de algún modo proporcionan otros puntos de vista sobre el tema y enriquecen el tratamiento que queremos darle como autores a la historia. Es muy importante que las subtramas paralelas no entorpezcan ni diluyan la atención sobre el avance de la trama principal. Si llegamos a este caso es mejor reducirlas o simplemente eliminarlas de la novela. Quizás sean una buena idea para una novela futura.

escrilia-arg01

Una vez resueltas las subtramas empezaremos a organizar sus hechos intercalándolos con los de la trama principal, sin olvidar el respeto a la premisa de causa-efecto y viendo que su inclusión no afecte a otras subtramas. Este es un trabajo de artesano de la escritura, es donde mostramos nuestra pericia en la creación de novelas complejas y a la vez coherentes y creíbles.

El resultado de ésta mezcla de trama y subtramas es finalmente el argumento de nuestra novela.

Más artículos...

13 Respuestas

  1. jaime castillo dice:

    Espero no aburrirlos con tanto estar opinando, o que piensen que quiero ganar protagonismo en este blog, lo cual no es cierto, lo que sucede es que casi todos los temas que se tratan me interesan y atañen personalmente porque son las explicaciones técnicas que había estado buscando por muchos años, y nadie me habia dicho, Yo comense a escribir porque después de muchos años de leer novelas creí ingenuamente que ya estaba preparado para escribir lo mio, pero ahora con todo el conocimiento que sse puede adquirir a traves de la red, me doy cuenta de muchos errores y de cuanto me hace falta por recorrer.

    En relación al tema presente considero que he escrito sin saberlo en la forma IN Medias Res con subtramas ya que inicio mis novelas de una forma explosiva, y contando hechos adelantados que después voy despejando, e intercalo otras historias con personajes secundarios, pero de repente tengo el problemita, que quizas no todas las subtramas tienen que ver con el argumento o desenlace principal y al leer esto me entro temor que tenga por allí unas subtramas parasitas. Revisaré eso. Por el momento mil gracias por este y todos los temas, actualmente me declaro adicto a Escrilia, y por el momento no creo que se me quite durante mucho tiempo esta adicción.

  2. Alfredoliver dice:

    Tomás, ¿entonces recomiendas escribir la historia lineal y posteriormente crear la trama o es mejor empezar a escribir teniendo claro cuál es la trama? Porque si es la segunda opción ya la he vuelto a cagar ( y van 376…)
    Gracias!

    • escrilia dice:

      Alfredo, aquí no hay una forma de hacerlo mal, cada uno usa su método. La historia lineal es la que es, cada cosa que pasa en forma cronológica. Hay autores que la escriben (un resumen) para tenerla clara. La trama es cómo contarás esa historia en tu novela. Yo creo que no es posible crear una trama de una historia que no conoces. Aunque no la hayas escrito, has pensado en ella antes de ponerte con la trama.

  3. Gaby dice:

    Te agradezco mucho por aclararme las dudas, no entendía lo que era argumento, trama.. y ahora comprendo completamente. GRACIAS!

  4. Eliana Cuartas dice:

    Estoy interesada por in extremis, solo que lo veo complicado; ¿al final de la novela se pone el primer capitulo que se puso como final?, no entiendo.

    • Tomás dice:

      Quizás te ayude algún ejemplo de películas (son más fáciles de revisar que las novelas para entender la estructura). El truco final (El prestigio), El Club de la Lucha, Salvar al Soldado Ryan, Ciudadano Kane, Amadeus (de Milos Forman) o Carlito’s Way son historias en las que se muestra al principio una parte de la escena final (que no termina y nos deja con la intriga) y, a continuación, nos hacen un racconto de la historia que los llevó hasta allí y entonces sí llega al desenlace. Saludos.

  5. Ricardo Lorenzo dice:

    Buenos días. Excelente artículo. Muchas gracias. Como escritor, me sirvió para refrescar conceptos. Sigan adelante.

  6. victor dice:

    Hola me gusta mucho su blog, digame en caso de la estructura homérica? Que ejemplos puedo encontrar en películas, agradecería por la respuesta. Victor

    • Tomás dice:

      Hola Victor. Creo que «El club de la lucha» pero sobre todo «Ciudadano Kane» son buenos ejemplos de la estructura homérica. Saludos.

  7. victor dice:

    Hola que tal, en el padrino (película) q tipo de estrategia utilizan para que la historia no decaiga creo q lo hacen por secuencias según oí, porque la historia siempre avanza y no se desvía.

  1. 25 mayo, 2014
  2. 10 noviembre, 2014

    […] con un mínimo de explicación? ¿Dispone de una trama con una lógica aceptable, puedo crear un argumento para ello? ¿Todo avanza hacia un final plausible (aunque no previsible) consecuencia del […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar