Formas de perder el tiempo

timefly

Si usted piensa escoger la escritura como su medio para forjarse una carrera, también lo hará por la oportunidad de escapar a los horarios que lo aprisionan. Sin mencionar la falta de un jefe controlador y la auto-promesa de absoluta libertad para decidir sobre qué escribe, cómo y cuándo. La realidad demuestra que en la práctica no es así.

Si usted ya dedica algún tiempo a escribir (aunque no sea de forma profesional) sabrá que es una actividad muy propensa a las distracciones, abandonos, planes a medio concluir y un constante y molesto sentimiento de que hay algo que debería estar haciendo en este momento y aún no lo hizo, cualquier cosa que eso sea. ¿Le parece familiar?

Aunque estemos dispuestos a escribir y nos hayamos sentado en “postura de trabajo”, listos para comenzar a aporrear el teclado con brío, hay más de una manera de perder soberanamente el tiempo (si usted es proclive a ello). Éstas son las formas más comunes:

Dormir hasta tarde. Todos los días, o casi. Ya sé que uno se siente muy bien levantándose pasadas las 10 de la mañana en un domingo de descanso pero, seamos honestos, no todos los días son domingos y aunque usted no tenga horarios fijos que cumplir debería mejorar la utilización de su tiempo. La ciencia nos dice que ocho horas de sueño son suficientes para descansar de forma saludable. Si la gente (vamos a decir, sólo como forma de nombrarla) normal se levanta a las 8, para empezar a trabajar a las 9 usted debería hacer lo mismo y verá cómo rinde el día.

Horarios irregulares. Hacer una pausa en la actividad diaria para ver una película… ir por algo para picar a media mañana… y de paso salir a cortarse el pelo, porque a esta hora no hay nadie en la peluquería. Sí, ya sé que una de las mayores ventajas de trabajar en casa es administrar nuestros horarios sin supervisores y tener la libertad de ver una buena película en medio de la jornada si nos apetece. Pero sabemos todos que eso no hace el día más productivo, y que hay una buena razón por la que existen los horarios de oficina. Para decirlo de manera simple: tener unas horas continuas de trabajo funciona, mantiene nuestra cabeza enfocada y permite avanzar en nuestros objetivos. Usted puede mantener sus horarios locos si quiere, para probar que puede trabajar así, pero si es seria su determinación de escribir y terminar una novela deberá imponerse una rutina de trabajo regular y cumplirla. Esto no significa que no pueda ser flexible en algunas ocasiones, sólo debe asegurarse que las interrupciones de su rutina de escritura no se hagan un (mal) hábito.

Disponibilidad para interrupciones. Si nuestro entorno no entiende muy bien que hemos decidido escribir una novela, la percepción general es que es un hobby y como tal algo sin mayor importancia, factible de dejarse a un lado por otra cosa que sea necesario hacer en ese momento. Estar en casa no debería ser sinónimo de “estar disponible para cualquier cosa”. Para evitar esto hay que dejar en claro que cuando estamos escribiendo estamos trabajando. Estamos haciendo algo importante para nosotros y agradeceríamos sobremanera no ser interrumpidos por nimiedades. Cierre la puerta de su escritorio, de su lugar de escritura, y cuelgue el cartelito de “no molestar”. O vaya a la biblioteca, donde el silencio es la norma. La tranquilidad, el silencio y la continuidad permiten el pensamiento introspectivo y la creatividad. Esto significa que permiten escribir. Las interrupciones no sólo nos quitan el tiempo que duran, sino que hacen necesario un momento de reenfoque, de retomar el hilo del trabajo de entre 5 y 15 minutos, lo que reduce el tiempo efectivo de escritura drásticamente.

Escribir “conectados”.  Vivimos en una época de maravillas tecnológicas. Todo está ahí, a nuestro alcance. Por desgracia para usted, como escritor independiente, esto significa que es vulnerable a perder grandes cantidades de tiempo diariamente. Y lo triste es que ese tiempo se va casi sin darse cuenta. El correo electrónico, la navegación web, Twitter, Google +, WhatsApp y Facebook son grandes herramientas para la comunicación y a veces resultan inspiradoras. Pero hay que tener en cuenta que el tiempo que invierta en ellas no escribirá y (gracias a los vínculos encadenados) puede fácilmente perder la noción del tiempo (y el día completo) sin hacer realmente nada. Ni hablar de otra tecnología como charlas telefónicas, la televisión, los videojuegos y similares. Todas son enormes pérdidas de tiempo cuando les permite entrometerse entre usted y sus metas. No le digo que no pueda divertirse y disfrutar de la tecnología, pero siempre con mesura. No permita que se conviertan en la actividad dominante de su día.

Ser desorganizado. ¿Usted sabe cuánto tiempo se pierde al día en acciones que se pueden evitar siendo un poco más organizado? Dos minutos buscando un archivo, cinco para encontrar la libreta en la que apuntó esa descripción que necesita, quince minutos controlando que todos los nombres de los personajes del capítulo seis coinciden con los del uno. Tener al menos un sistema básico de organización quizás le quite romanticismo a la tarea de escribir, pero ahorra montones de tiempo y disgustos. Escribir con un programa específico para novelistas es un gran comienzo (como Scrivener o YWriter), puesto que organiza el proyecto de novela de forma que tengamos todo a la vista y cada cosa en su lugar. Si escribe en Word, sencillamente cree una carpeta de proyecto y dentro, otras de manuscrito, investigación, escenarios, personajes, etc. Con las libretas y apuntes, más de lo mismo. Lo importante es mantener la disciplina de organización para que se vuelva costumbre y verá cómo es de satisfactorio encontrar todo justo donde debería estar.

Pensar en escribir, hablar de escribir, soñar con escribir, hacer de todo salvo escribir efectivamente. Pensar, soñar y hablar de su novela no hará que se escriba. Todo lo que haga en ese sentido puede sentar bien y hacerle “sentir como un escritor”, pero no lo convierte en uno. Es una pérdida de tiempo y es asombrosa la cantidad de gente que se dedica a ello. Lo único que lo hará ser un escritor es escribir. Cuando escriba, escriba, corrija, escriba, y escriba tanto que su cerebro no pueda encadenar más palabras, entonces será un escritor. Entonces, si aún le queda tiempo, vaya y piense, sueñe y hable de escribir.

Moraleja, conclusión o algo así.
Todos hemos hecho en algún momento algunas (o todas las) cosas que antes menciono, pero si en verdad queremos llevar a buen término un proyecto a largo plazo como escribir una novela:

Levántese temprano.
Mantenga un horario regular.
Evite distracciones.
Sea organizado.
Y sobre todo escriba.

Más artículos...

8 Respuestas

  1. Reblogueó esto en lauraescribey comentado:
    Suscribo, comparto y pongo en práctica (al menos cuando estoy escribiendo una novela).

  2. Suscribo, comparto y pongo en práctica (al menos cuando estoy escribiendo una novela).
    Después, ese paréntesis mientras intento colocarla (en vano) y voy preparando el terreno para la siguiente… Ahí me permito ciertas licencias, pero no demasiadas. Y sigo escribiendo en el blog o en la libreta. Y leyendo lo que tenga a mano.
    Y, sobre todo, cavilando en la siguiente, la que se avecina, sin desnortarme con metafísicas literarias.
    Huyo de cuentos de la lechera y vivo demasiado aislada como para asistir a encuentros o tertulias. Si acaso en la red, y con orejeras.
    En la escritura, como en el resto, doy más crédito a los actos que a las palabras. Así que si digo que escribo es solo porque escribo.

    • escrilia dice:

      Costumbres saludables, Laura. Por mi parte me cuesta horrores no distraerme. Esta entrada fue más un recordatorio a mí mismo de que tengo que regularizar mi tiempo de escritura y terminar de una vez mi proyecto actual. Saludos.

      • Pues al toro. Ánimo.

      • RafaNavarro dice:

        Estoy escribiendo mi primera novela y esta entrada es una de las que más me va a ayudar de cuantas he leido y leeré. Escribir es duro, apasionante, desagradecido en ocasiones y gratificante casi siempre. Pero cuando me adentro en el mundo de la novela es como si entrara en un mundo nuevo, como soñar con los ojos abiertos. Y no puedo permitirme el lujo de que la desidia o la pereza que a veces pueda sentir me aparte de ese mundo que consigue hacer del real un lugar mucho mejor.

        Gran entrada, Gracias 😉

  3. escrilia dice:

    Siguiendo mi propio consejo, me estoy dedicando más a escribir la novela y como consecuencia se resienten las publicaciones en el blog. Pasado el verano retomaré… disculpas de antemano a los que llegan buscando una entrada nueva.

  4. Mencía Yano dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, esta es la auténtica forma de escribir de manera profesional. Me ha gustado leer esto, porque he dado de narices con lo que no debería hacer y sin embargo me cuesta dejar de hacer. Me distraigo mucho con las redes sociales, aunque también es necesario para publicitarse, Pero lo cierto es que debería tener un horario regular y no saltármelo por nada. Estoy en ello. Me lo he propuesto seriamente.

  1. 5 julio, 2014

    […] complicada del reto del verano: no estancarnos. Leí en el blog de Escrilia una entrada sobre las maneras de perder el tiempo para los escritores y decidí poner en práctica los consejos que proponía: establecer un horario de trabajo, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar