Escribir sobre lo que sabe

Un consejo que se oye mucho siendo un principiante en la escritura de novelas es: Debe escribir sobre lo que sabe. Es una de las claves para hacer que su ficción sea verdadera y viva. Pero, ¿cómo hacer eso y a la vez no escribir ficción autobiográfica? Tomar los datos de su vida y llamarlos novela no funciona. Lo que funciona es hacer uso de las experiencias de su vida pero no de una manera literal.

Lo que no está escrito desde la experiencia no sirve para nada. Nunca debe escribir sobre lo que no sabe. No utilizar el material único que usted tiene en su posesión es una especie de suicidio.
John Braine Novelista inglés autor entre otras obras de Un lugar en la cumbre y Los endemoniados.

Use su conocimiento especializado
Si no hemos vivido nuestros años anteriores encerrados en un sótano, todos tenemos conocimiento especializado sobre algo, y a menudo sobre varias cosas. Tal vez para usted sea la apicultura, los comics de colección, la escalada o la odontología.

Cualquiera que sea el tema sobre el que está bien informado, no tenga miedo de incorporarlo en su novela. Es una de las mejores maneras que hay para escribir sobre lo que conocemos, porque le va a dar a su autoridad novela. Transfiérale sus conocimientos a uno de sus personajes y hágalo lucirse exponiéndolos (haciendo que tengan que ver con el argumento, por supuesto), o mejor aún haga que dos personajes sean los que saben sobre el tema y discutan o complementen sus conocimientos mientras se desarrolla la trama. Nunca cometa el error de creer que su conocimiento especializado, sea sobre lo que sea, es demasiado aburrido para una novela. La fotografía de pájaros puede parecer monótona y ordinaria para usted si lo ha estado haciendo toda su vida, pero va a ser fascinante para aquellos de nosotros que no sabemos nada al respecto, si la expone con verdadera pasión.

Use fragmentos de sus experiencias
Que levante la mano el que nunca ha tenido una relación romántica que terminó (casi siempre, si termina, termina mal). No muchos, apuesto. Es una experiencia común: enamorarse y luego de perder ese amor. Ahora bien, como ya he explicado, no es una buena idea escribir una novela sobre esa relación y simplemente cambiar los nombres. Escribir ficción puramente autobiográfica no es una buena idea artística, y no es una buena idea moral, porque habrá sentimientos de personas reales involucradas. Incluso si cambia los nombres, todavía se sabe quiénes son.
Así, con este romance fallido, ¿cómo aprovechar sus experiencias sin necesidad de escribir una autobiografía? Esa relación estará compuesta por innumerables fragmentos, y es perfectamente aceptable el uso de éstos en su ficción. Por ejemplo relatar la forma en que se enfermó por comer mariscos en mal estado durante su primera cita. La divertida lucha constante que había por controlar el mando de la tele, y cómo usted perdía siempre. Los últimos días de relación en que no podían soportar vivir en la misma casa, la forma en que comenzó a extrañarle cuando se fue.

Piense en estos fragmentos como pequeños azulejos de un mosaico enorme, el mosaico puede ser su novela. La forma de construir el mosaico de la ficción es usando algunos azulejos creados en su imaginación y algunos azulejos tomados de un sinnúmero de experiencias reales. Cualquiera que lo conozca lo suficiente podría ser capaz de reconocer un fragmento aquí y allá, pero las historias de ficción que creará seguirán siendo exactamente eso: ficción.

Utilice las verdades emocionales detrás de sus experiencias
Volviendo a la malograda relación romántica. Sabemos que escribir sobre los acontecimientos de una manera literal no va a funcionar, pero que tomar prestados pequeños fragmentos de la historia aquí y allá y trabajar con ellos en su ficción está bien. Pero hay distintas formas de utilizar esos fragmentos de experiencias pasadas. Además de que las escenas, los diálogos puedan servirle de inspiración, puede hacer uso de la esencia, de las emociones que la historia de la vida real le hizo sentir.

Todos sabemos (en mayor o menor medida) lo que se siente cuando una relación termina. La emoción que sentimos suele ser dolor… aunque a veces puede ser alivio. La forma precisa en que experimentamos esta emoción será diferente para cada uno de nosotros, lo que significa que si su novela muestra al lector cómo se ve el mundo a través de sus ojos, usted necesita plasmar en un papel exactamente cómo se siente el final de unas relaciones sentimentales desde su experiencia personal. La relación que se crea en su novela no constituirá ficción autobiográfica (salvo ese fragmento prestado aquí y allá), pero las emociones que sustentan los acontecimientos imaginados serán muy reales.

Otra forma de hacer uso de sus emociones reales es usarlas para ayudarle a imaginar cómo serían otras experiencias que nunca ha tenido.

Por ejemplo, (afortunadamente) no sé lo que se siente perder a un hijo. Puedo acercarme a ese sentimiento con mi imaginación. Pero quizás me ayude a estar más cerca de la persona que vive ese terrible acontecimiento y de lo que realmente debe sentir, aprovechar alguna experiencia similar aunque de distinta intensidad, como la muerte de un hermano, un abuelo o un amigo cercano. Yo no podría saber lo que se siente en la situación A. Pero sí sé lo que se siente en la situación B. Recordando B me ayuda a imaginar mejor A.

Escribir ficción autobiográfica puede ser tentador a primera vista, pero vas a tener un trabajo de mil demonios tratando de crear una historia con eventos que se niegan a seguir los principios de la narración. Mucho mejor es simplemente pedir prestado a su vida un fragmento de una experiencia aquí, una verdad emocional allí. De esa manera, usted puede escribir sobre lo que sabe manteniendo la historia que usted cuenta esencialmente ficticia.

Si “escribir sobre lo que sabe” significa incorporar fragmentos de su vida en su novela, ¿de dónde sale el resto? La mayor parte del material en la novela, donde todos esos fragmentos se integran viene, por supuesto de la imaginación.

5 Respuestas

  1. Excelente artículo. Muy bien escrito y una adecuada orientación para aquellos que intentamos escribir.

  2. Nelvis Ghelfi dice:

    Muy bueno el artículo. Es un hecho que aunque no queramos, siempre se infiltra algún sentimiento o situación personal en un relato.

  3. JORGE MORENO JARA dice:

    Un texto de ideas claras que, lejos de llevar a extravíos de entelequias, orienta a escribir sobre temáticas cognoscibles. Esto es formidable, sabido es que quien domina una temática es quien puede hablar del asunto con autoridad, y conlleva al lector hacia la verosimilitud. Estoy encantado.

  4. Elvira Romero Aleman dice:

    ¿Cómo hago para escribir mi propia biografía? Quisiera escribir la historia de mi vida y que la gente la lea. Tengo 46 años y no se mucho sobre tecnología. ¿Cómo lo hago?

    • Tomás dice:

      Hola Elvira. La tecnología no es indispensable, la gente escribía hace mucho tiempo sin ella. Mi recomendación es buscar un biógrafo interesado en contar su historia. Un estudiante de literatura o de algún posgrado que acepte hacer su tesis o trabajo final relatando su vida sería ideal. Luego debe contarle las cosas que le han pasado y esa persona le dará forma literaria.
      Si, por el contrario, desea escribirla usted mi consejo es que, antes de escribir, lea al menos cincuenta biografías o memorias, para conocer cómo se estructuran y la manera en que se escriben. Leer mucho es la única forma de entender el mecanismo de la escritura. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar