De la idea a la primera novela

Esto es particularmente importante si usted está escribiendo su primera novela y tiene la tentación de meter demasiadas ideas en la historia.

Escribir la primera novela es excitante, emocionante y probablemente el mayor desafío creativo al que se enfrentará nunca. Lo más probable es que haya estado pensando en escribir una novela desde hace años. Las ideas se han ido acumulando dentro de su cabeza todo este tiempo (de forma consciente o inconsciente) y de repente usted tiene la oportunidad de ponerlas en libertad en una obra de ficción. Hay pocas sensaciones más dulces que esa.

Ahora, la tentación es dejar que todas estas ideas inunden su escritura por completo y trate de encontrarle un lugar a cada una de ellas en su novela, de cualquier manera. Esto es algo que tiene que resistir, al menos si usted quiere que su primera novela tenga éxito.

Poniendo un caso concreto, (lo conocí en un taller, no diré cuál) esta persona quería:

Escribir una novela sobre la llegada a la adolescencia de un niño afectado por el divorcio de sus padres (porque como niño pasó por esta experiencia).

La novela trataría también de cómo las personas con discapacidades mentales son tratados por la sociedad (ya que le había tocado de muy cerca el tema con la hermana de su novia).

Ah, y como tenía mucho que decir sobre el poder de la amistad también, iba tratar de trabajar con ese concepto en alguna parte.

La novela sería básicamente un drama pero, como siempre había amado el misterio y la crudeza de la novela negra, incluiría un asesinato como una subtrama.

Y aunque la novela principalmente se encuentra emplazada en su ciudad, también querría tratar de incluir una parte de la acción en la selva brasileña, porque el viaje que hizo por allí le había encantado.

Sí, estoy exagerando (pero no mucho). La tentación de hacer algo como esto realmente puede ser abrumadora cuando, por primera vez en su vida, usted se enfrenta a un lienzo en blanco. Pero hay que resistir.

Una historia sobre los efectos de un divorcio en un niño y su llegada a la madurez suena como un gran punto de partida para una novela. También el acercamiento a la discapacidad mental se podría trabajar, sobre todo si la discapacidad fue provocada o agravada por el divorcio. Pero el asunto de la amistad, así como el asesinato y la sección situada en la selva tropical, ya no suena como una sola novela sino como varias.

Si usted trata de verter todo lo que tiene en su primera novela, encontrará (por lo menos) dos problemas: El libro será un desastre y muy probablemente impublicable. Incluso si logra la casi imposible tarea de agrupar todo con cierta lógica y consigue que su novela sea publicada, usted tendrá poco que decir en su segundo libro.

Tome solamente una idea principal y escriba una novela a la vez.

Como he dicho, escribir una primera novela es un momento emocionante, pero debe ser restringido. Si las ideas le vienen en tal cantidad que no tienen cabida en el libro que está trabajando actualmente, anótelas en un cuaderno para utilizarlas más tarde.

2 Respuestas

  1. edgar dice:

    Bueno, lo que diría yo es que si uno quiere ser escritor o autor de novelar tiene que poner de su parte, tienes que tenerle amor porque si no vas a hacer un desastre.

  2. Luz dice:

    Me encanto el articulo !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar