La esencia del conflicto

conflicto2

Hay cuatro elementos básicos en las novelas de ficción:
Personajes – Escenario – Tema – Conflicto.

De éstos, es el último el encargado de mantener la tensión dramática (y la atención del lector) durante toda la novela.

Si bien el conflicto no es un concepto simple, se puede definir de una manera sencilla: Conflicto es la falta de acuerdo.

Esta diferencia de pensamiento genera situaciones de toda índole, más o menos interesantes, que intentan sucederse enganchadas como vagones del tren del argumento, para evitar que el lector se baje en el próximo capítulo.

Para establecer el conflicto necesario en la historia, es fundamental saber si nuestra novela se sustenta principalmente en el argumento o en los personajes.

El argumento manda
Los eventos de la historia son los que la hacen avanzar. Los personajes son secundarios al argumento y actúan en concordancia con la trama sin desviarse ni crear eventos nuevos.

La trama que estructura el argumento guía la situación y arrastra consigo en un plan bien trazado a los personajes, obligándoles a moverse según está pautado, reaccionando como se espera a las situaciones que se encuentran. Los personajes no originan esta fuerza que los mueve, sólo reaccionan a ella siguiendo un guion. El conflicto en estos casos está cuidado, estudiado al detalle para derivar en situaciones buscadas de antemano.

El personaje decide
A través de acciones y elecciones, los personajes llevan adelante la historia. El protagonista ha iniciado los eventos en la historia y es el que cusa que la trama se desarrolle. Cada escena está determinada por los personajes que participan en ella.

Si el protagonista elige quedarse en casa todo el día trabajando en el jardín, nada podrá impedirlo. Quizás otro personaje le haga sentir mal por eso y logre que decida hacer otra cosa, pero siempre será su elección, aunque otro la haya manipulado.

El foco está sobre los personajes y en cómo y por qué toman las decisiones que toman. Estas elecciones tienen el poder de llevar al argumento en diferentes direcciones.

El conflicto puede poner los personajes en movimiento, obligarlos a hacer lo que, sin el conflicto, nunca habrían imaginado hacer. Y actuar fuera de su elección natural, es lo que aumenta la tensión, lo que puede llevar a más conflictos. Los personajes en desacuerdo con ellos mismos pueden ser forzados a reaccionar, y decidir si regresan al camino correcto o saltan a situaciones que nunca habían imaginado.

Por géneros
Los misterios y las investigaciones requieren un conflicto externo, donde un crimen (asesinato, robo, desaparición, etc.) debe ser resuelto. Son historias donde el argumento es lo realmente importante y los personajes deben seguirlo sin chistar, a riesgo de que no funcione si se sueltan. Sin embargo, eso no excluye los conflictos internos dentro de la naturaleza del personaje principal o las relaciones personales. Si bien no son elementos principales de la trama, los conflictos internos dan color y singularidad a los personajes.

Para un thriller es necesario un gran conflicto en juego y un límite de tiempo. Aquí es donde la definición de conflicto se explica sola. La naturaleza de estas historias se basa en el riesgo de daño corporal extremo o la muerte del protagonista y de ellos por los que se preocupa. El peligro pueden ser otras personas en la forma de terroristas, asesinos, psicópatas; o un acto violento de la naturaleza: inundación, tornado, huracán, terremoto o volcán. La violencia está en el corazón del conflicto.

Ciencia ficción y Fantasía son dos de los géneros más versátiles. El conflicto puede ser desde espada y brujería, involucrando elementos sobrenaturales, hasta una saga interestelar y preguntarse acerca de la moralidad de la creación de vida artificial o la clonación. Mientras que diferentes editores prefieren diferentes tipos de conflicto, hay lugar para cualquier variedad de estilo y tipo.

En el Romance, el conflicto establecido debe tener un carácter particular, ya que al resolverlo ninguno de los personajes protagonistas debe quedar disminuido frente al otro. Por eso se generan conflictos aparentes en los que la solución conviene a ambos.

El resto de los géneros tienden a instalar conflictos internos de distinta intensidad para resolverlos según el estilo escogido. El género no determina el conflicto pero sí la forma de afrontarlo.

Los relatos literarios, lo que se autodenomina literatura seria (horroroso término, porque se puede ser serio, honesto y comprometido en cualquier género) giran en torno a un conflicto interno y cómo afecta y ocupa al protagonista. Las circunstancias externas y las acciones del personaje son el marco para profundizar en los pensamientos internos de los personajes y sólo él debe decidir sobre su acción o inacción. Muchas veces el proceso importa más que la resolución.

Tipos de conflicto

En cada historia, el conflicto es el núcleo, la oposición de fuerzas que sirve para hacer avanzar la historia. Puede darse entre personas, ideas o circunstancias naturales o artificiales. En algunas historias (y hasta en escenas individuales) diferentes tipos de conflictos se pueden presentar  al mismo tiempo.

Pese a las innumerables posibilidades de combinaciones, sólo existen seis tipos básicos de conflicto:

Persona vs. Persona
Persona vs. Naturaleza
Persona vs. Sí misma
Persona vs. Sociedad
Persona vs. Lo Sobrenatural
Persona vs. Tecnología

Persona vs. Persona
Es el conflicto de relación por excelencia. Dos personajes, usualmente protagonista y antagonista, luchan por cumplir su meta. Por lo general esto conlleva que el otro pierda o no consiga su objetivo (incluso que muera).  Se puede dar (entre otras posibilidades) que:
– El protagonista persiga un objetivo y el antagonista quiera que falle.
– Los dos persigan el mismo objetivo que admite sólo un ganador.
– El protagonista quiera cambiar y el antagonista que siga igual.
– Uno o ambos quieren eliminar al otro.

Persona vs. Naturaleza
Conflicto de tipo situacional. El protagonista debe hacer frente a una situación del entorno o un evento natural (desastre o no). Por lo general difiere en cómo solucionarlo con otros  personajes o el conflicto se encuentra agravado por enfrentarlo en soledad. Usualmente amenaza la vida del protagonista u otros, y debe encontrar fuerza interior y extender sus límites personales para conseguir una solución, no siempre completamente satisfactoria. Son ejemplos:
– El protagonista quiere ir por ayuda pero el resto quiere esperar a que los rescaten.
– El protagonista conoce que ocurrirá una catástrofe pero el resto no hace nada o no le cree.
– El protagonista quiere rescatar a alguien y el resto lo considera imposible.
– El protagonista debe afrontar solo una situación peligrosa o sobreponerse a un desastre.

Persona vs. Sí misma
Conflicto interno donde el protagonista duda sobre su objetivo o la forma de llevarlo a cabo. Existe una lucha interna entre distintas posibilidades o la moralidad, ética o legalidad de hacer algo. Las líneas argumentales más comunes son:
– El protagonista debe superar un defecto o limitación propios.
– El protagonista se rige por normas (religiosas, legales, el qué dirán) que contrarían lo que entiende que realmente debe hacer.
– El protagonista se encuentra perdido, no sabe qué hacer ni cuáles son sus valores.
– El protagonista debe tomar una decisión y se acaba el tiempo.

Persona vs. Sociedad
Es un conflicto social, por lo general entre uno (o una minoría) y el resto (la sociedad, el grupo dominante).El protagonista tiene problemas con el gobierno, una empresa poderosa o el equipo de fútbol del barrio. El grupo está representado por un ente impersonal o sólo por algunos componentes. Existe una versión negativa, donde el grupo realiza acciones peligrosas, criminales o cuestionables y el protagonista debe destruirlo o desarticularlo; y una versión positiva, donde debe trabajar para cambiar algunos aspectos y mejorar el grupo. Algunos ejemplos:
– El protagonista busca información que sistemáticamente se le oculta.
– El protagonista descubre una poderosa trama criminal que actúa en secreto.
– Todos los argumentos sobre conspiraciones.
– La lucha por los derechos de una minoría rechazada o sin representación.
– El protagonista debe hacer frente a una injusticia accidental o provocada.
– El protagonista quiere implementar mejoras en el sistema de vida y choca con la inercia de lo establecido,  las costumbres o las leyes actuales.

Persona vs. Lo Sobrenatural
Aquí entren dos vertientes: Por un lado el conflicto cósmico, que involucra al destino, el sino, dios o cualquier ente superior etéreo. Por otro el conflicto paranormal, contra algo que se encuentra fuera de la realidad física o científica conocida. Son ejemplos:
– El protagonista lucha contra el destino que aparentemente le toca cumplir.
– El protagonista no está de acuerdo con las decisiones o leyes de su dios.
– El protagonista culpa a un ente superior de sus desgracias.
– Cualquier argumento que incluya fantasmas, vampiros, hombres lobo, demonios o seres sobrenaturales de algún tipo.
– El protagonista lucha contra poderosas fuerzas intangibles o de otras dimensiones.
– La lucha contra invasiones extraterrestres (si, parece de tecnología, pero no es)

Persona vs. Tecnología
Refiere al conflicto entre el hombre y el producto de sus creaciones artísticas, científicas y tecnológicas, intencionadas o involuntarias. Es el resultado de forzar los límites de las posibilidades, los avances y descubrimientos sin tomar en cuenta (o desconociendo) las posibles consecuencias. Son argumentos de este tipo:
– Las historias del modelo Frankestein/Prometeo.
– El protagonista lucha contra una máquina o computadora que actúa por su cuenta.
– El protagonista intenta corregir un fenómeno natural y provoca un desastre.
– Las tramas de viaje con máquinas del tiempo.
– El protagonista trata de revertir o neutralizar el daño que provoca el avance tecnológico.

Resumiendo
El conflicto es aquello contra el protagonista  y el resto de los personajes deben luchar para lograr sus metas, avanzar, subsistir o evitar morir. Es la resistencia, el peligro, y la oposición que encuentran en su camino. La forma en que resuelven ese conflicto, sus acciones y decisiones para hacer frente a esos problemas es lo que atrae a los lectores y los mantiene leyendo.

Más artículos...

2 Respuestas

  1. lasmultisapidas dice:

    Excelente post. Ha sido de mucha utilidad.

  2. ¡Gran entrada! Muy interesante sobre todo la reflexión sobre el conflicto por géneros: es cierto que dependiendo del tipo de novela que estés escribiendo debes centrarte en tal o cual clase de conflicto… aunque a veces es divertido experimentar y mezclarlo todo.
    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar