El primer borrador

borrador

Si ya le han echado un vistazo al artículo Cómo escribir una novela,  verán que, de quince pasos (luego de una larga y concienzuda preparación en los primeros diez) empezamos a escribir el primer borrador de nuestra novela de ficción en los pasos once y doce. Una vez que está todo a punto, personajes, historia, trama, nos podemos lanzar de lleno a la pasión de crear. Lo que quiero hacer aquí es sintetizar ese proceso de escritura del Primer Borrador en cinco puntos esenciales para poder llevarlo a buen puerto: Rutina, expectativas, longitud, oportunidad y compromiso.

1- Rutina
Cuando finalmente encontramos el modo de hacer productivo el día (coordinando horario y actividades extra escritura) debemos intentar repetir ese esquema día tras día. La repetición crea hábito y el hábito crea rutina. Rutina positiva, de la que nos gusta. Si hacemos que escribir sea parte de nuestra rutina diaria habremos dado un paso enorme hacia nuestra meta. Así de fácil. Es necesario hacer un trato con nosotros mismos, de esos tratos que no queremos romper: Escribir dos horas diarias. Estar solos, con la puerta del escritorio cerrada, sin teléfonos a la vista, sin internet (ni Facebook, ni Diarios On Line, ni e-mails…) escribir una palabra tras otra sin preocuparnos de la edición, dejando que nuestra musa nos guíe. Si se le hace difícil cumplir, deje fuera sábados y domingos que alteran la rutina de la semana, pero yo buscaría la forma de hacerlo también los fines de semana. Escriba. Todos los días.

2- Expectativas
Aceptémoslo, la realidad indica que nadie se sienta y produce página tras página de magia hecha prosa de un tirón en forma de borradores perfectos. Tener esto presente es liberador. Un primer borrador debe ser eso, un borrador. Es donde nos damos cuenta sobre qué estamos escribiendo, cómo reaccionan nuestros personajes, qué voz utilizaremos para llegar al lector, cuál va a ser el ritmo dominante. Permitámonos dudar, estar inseguros, cometer errores, tener miedo a la incertidumbre de embarcarse en la heroica (en mi opinión) actividad artística que supone la creación de un todo mundo de ficción.

3- Longitud
Una obra de ficción tiene en promedio unas 80.000 palabras (los diferentes géneros tienen un conteo de palabras distinto, pero situémonos en el rango de las 70 a 90 mil como objetivo). Si hemos de ponernos un límite de tiempo realista, creo que en 18 semanas podremos tener listo nuestro Primer Borrador, sacando fines de semana, unos 90 días (para un cronograma completo: ¿cuánto tiempo lleva escribir?). Una meta sensata sería escribir unas 4.000 palabras a la semana. Esto significa conseguir bajar al papel unas 800 palabras al día, en promedio. Si pensamos que llenan un poco más de una hoja A4 escrita de las dos caras, ya no suena a tanto, parece posible. Si lo hacemos costumbre, rutina, las palabras acudirán a nuestra ayuda.

4- Oportunidad
Comentar que es conveniente tener siempre a mano una libreta de bolsillo y un bolígrafo no parece un consejo brillante, ni siquiera original, pero eso no lo hace menos importante. Existe una razón por la cuál la mayoría de los escritores lleva encima una libreta de apuntes (y razón por la que nosotros deberíamos hacerlo también): Ayuda. Nunca sabremos de antemano cuándo cierta imagen nos va a evocar algún sentimiento o provocar cierta reacción. Cuándo la frase perfecta escuchada sin querer en una tienda entre dos adolescentes, sobre cómo odia sus enormes pies nos puede servir para desvelar el carácter de nuestro personaje. Cuándo un coche que circula lento justo por encima de la línea blanca lateral de la autopista puede solucionarnos un punto conflictivo de nuestra trama. Escriba esas cosas. No importa si no tienen mucho sentido en ese momento. Gran parte de la escritura de obras de ficción consiste en darle importancia a pequeños detalles reales para darle cuerpo al universo ficticio. Y el mundo está lleno de esos detalles. Preste atención y escríbalo. Esta práctica logrará dos objetivos: mejorar su nivel de atención y mantener siempre presente su proyecto de escritura.

5- Compromiso
Hay que comprometerse un 101% con la historia que estamos contando. Esto es el epicentro del movimiento necesario para cumplir la tarea de terminar el Primer Borrador en 90 días. Comprométete con tu novela. Casi todos los que están leyendo, llegados a éste punto se preguntarán ¿Y cómo hago yo eso?
Primero debemos darnos cuenta que al llevar a cabo los cuatro primeros pasos mencionados arriba ya tenemos un alto nivel de compromiso con la escritura de nuestra novela. Es el resultado natural de generar una rutina de escritura, tener metas realistas, objetivos que cumplir y entrenarnos constantemente en acentuar nuestra percepción del entorno. Por medio de estas acciones haremos que nuestro proyecto de escritura esté siempre activo y presente en nuestra mente. Pero es preciso dar un paso más allá.

Hay que dejar que la historia se apodere de nuestra mente. Por completo.

Dejar que nos transporten a otro tiempo y espacio. Dejar que nos tenga girando en la cama a las tres de la mañana. Tomar duchas de cuarenta minutos mientras paseamos por ciudades imaginarias del año 2055. No responder a nimiedades que nos preguntan porque no estamos seguros si la madre del protagonista morirá en el gran accidente de tren del capítulo cuatro. Dejar que hasta pensemos como nuestros personajes y hablemos como ellos. No debemos luchar contra una intensa inmersión natural en nuestro mundo de ficción.

Escribir el Primer Borrador de nuestra novela es una de las tareas más difíciles que jamás nos hemos propuesto llevar a cabo. Se requiere tiempo, paciencia, energía, dedicación y mucho café. Pero, sobre todo, una entrega total a su proceso, a su arte y su historia. Porque si nuestros personajes no logran atraparnos, demos por seguro que no atraparán a nuestros lectores.

Más artículos...

6 Respuestas

  1. Oscar dice:

    Me tomo tres meses pero por fin hoy, hace media hora, termine mi primer borrador. Tu pagina me ayudo mucho y logramos algo imposible: que termine algo. Espero, a a partir de ahora, terminar todos los relatos, cuentos y demas que tengo empezados y sin terminar. Pero 280 paginas es un buen comienzo.
    Gracias

    • Hola,

      Estas son palabras vuestras….
      Dado que la longitud promedio de una primera novela típica es de aproximadamente 80.000 palabras, usted tiene que escribir 4.000 palabras por semana. Eso es alrededor de 600 palabras al día, dicho de otra forma, sólo dos lados de una hoja A4. De repente no suena tan mal, ¿no?….
      ¿Hablamos de doble espacio?… o de que tamaña de letra…. ya se que puede parecer una tontería pero no es lo mismo llenar A4 de una forma o de otra.
      Ahora mismo yo estoy escribiendo a doble espacio (mera tontería por culpa de un premio literario que pedía los manuscritos en doble espacio y un máximo de 200 hojas), así que me puse la meta de conseguir de momento ese numero….
      Pero siempre me quedo la curiosidad de saber lo del tamaño y espacio
      Muchas gracias

      • escrilia dice:

        La verdad es que me refiero a una tipografía con serif, como la Calibri o la Times New Roman, a un cuerpo de 12 puntos y un espaciado de 1,5. Pero lo importante es la cantidad (y calidad) de las pabras, porque el número de hojas que pueden llenar es muy variado, dependiendo de muchos factores. No me parece lógico contar hojas, puesto que la cantidad de palabras no varía cambiando el tipo de letra. Yo hice esa observación para dar una idea de volumen de escritura, nada más. Saludos.

    • escrilia dice:

      ¡Felicitaciones Oscar! Es el primer paso para llegar a publicar… y por supuesto que es un buen comienzo. Gracias a ti por pasarte por aquí a leer. Saludos.

  2. FABIAN dice:

    Hola Tomas, estoy leyendo tu pagina hace 2 dias y no puedo parar de instruirme, de lo mejor que lei en la web. Te felicito y gracias.
    Necesito un consejo: estaba escribiendo una obra de no ficcion, como primer escrito sobre un tema que me apasiona y conozco y me estaba yendo bien… hasta que me aparecio una idea para una novela y empece a pasarla al papel siguiendo tus consejos. La pregunta es: es recomendable seguir con el primer libro (mas facil y conocido, mas corto y con mucha fe sobre el tema como publicable) y despuntar el vicio preparando la novela, es mucha mezcla? es decir: si empiezo con la novela, afectaría la calidad del primero? o largo el primero y me embarco de lleno en la novela? me vendria bien un consejo. Mis sinceras felicitaciones y gracias desde ya. Un abrazo de gol.

    • Tomás dice:

      Hola Fabián, gracias por tus comentarios, es un gusto tenerte por aquí.
      Respecto a lo que preguntas, no hay normas sobre esto: Yo escogería uno de los proyectos como el principal y dedicaría la mayor parte de los esfuerzos a ese hasta terminarlo. No quiere decir que mates el otro, sino que lo uses como recreo o descanso cuando te agobie el principal (limitarlo a un día a la semana, por ejemplo), pero teniendo siempre presente cuál es la prioridad. Como creo que uno tiene que escribir por gusto y no por obligación, deberías elegir como proyecto principal el que te cause más placer escribir. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar