Lester Dent: La fórmula para escribir

dent

Lester Dent (1904-1959) fue un prolífico autor de numerosas historias de Pulp Fiction, mejor conocido como el principal autor de la serie de historias sobre el personaje sobrehumano, “Doc Savage”. Pulp Fiction es un término que designaba un formato de encuadernación rústico y barato, de revistas que publicaban narraciones e historietas de ficción de diferentes géneros. Las historias contenían argumentos simples con ilustraciones artísticas en los que se mostraban escenas de la trama. Lester Dent sintetizó el sistema que utilizaba para escribir este tipo de historias:  Se trata de una fórmula, una trama principal genérica, aplicable (según él) a cualquier hitoria de género de 6000 palabras. Dent ha aplicado esta fórmula a historias de  aventura, detectives, del oeste y de guerra. Hace un esquema donde nos sugiere dónde poner cada elemento de la trama y de qué manera hacerlo. Divide la historia tipo en cuatro cuartos de 1500 palabras.

Argumento maestro para Pulp Fiction.

Así es como comienza:

1. Encuentre un método de asesinar diferente.
2. Una motivación diferente para el villano.
3. Un escenario diferente.
4. Una amenaza diferente, que cuelgue como una nube sobre el héroe.

Con una de estas cosas DIFERENTES la historia estará bien, con dos mejor, con tres será imparable. Ayudará si están plenamente definidas antes de abordar el resto.

Para encontrar un método de asesinar diferente piense en las maneras de  tirar al vacío, apuñalar, envenenar, pegar con garrotes, agujas venenosas, escorpiones, y otros, escriba en un papel los que pueden sugerir algo original. ¿Escorpiones y su mordedura venenosa? ¿Quizás mosquitos o moscas tratadas con gérmenes mortales?

Si las víctimas son asesinadas por métodos ordinarios, pero se encontró su cadáver en circunstancias extrañas e idénticas cada vez puede servir, el lector, por supuesto, no sabrá hasta el final que el método de asesinato es normal. Los autores que sitúan las víctimas de su villano junto a mariposas, arañas o murciélagos están aplicando este principio.

Pero hay que ser mesurado, si resulta demasiado extraño, extravagante o grotesco el método de asesinato puede ser contraproducente.

Lo diferente en el villano a ser después podría ser algo fuera de las joyas, el botín robado del banco, perlas, o algunos otros viejos motivos muy usados. Aquí, de nuevo hay que evitar llegar a ser demasiado extraño.

¿Escenario único? Fácil. Seleccionar uno que encaje con el método de asesinato y la motivación (lo que el villano quiere) lo hace sencillo. También es bueno usar un escenario familiar, un lugar en el que has vivido o trabajado. Muchos autores no lo hacen, pero eso a veces ahorra la vergüenza de saber casi tanto sobre el escenario como el editor o no lo suficiente para engañarlo.

He aquí una forma ingeniosa de fingir color local. Para una historia establecida en Egipto, por ejemplo, el autor encuentra un libro titulado “Conversación fácil en Egipcio”, o algo por el estilo. Él quiere que su personaje diga, “¿Qué pasa?” y en el libro pone “El Khabar, eyh?”  Para que el lector no se maree, es quizá conveniente aclarar de alguna manera, lo que eso significa. En ocasiones, el texto dirá esto, o alguien puede repetirlo en inglés. Pero es una jugada dudosa detener la acción y decirle al lector la traducción al inglés.

Por estereotipo se sabe que hay palmeras en Egipto. Entonces deben estar en el libro. Los editores y lectores pensarán entonces que el autor sabe algo sobre Egipto.

Aquí está la segunda parte de la fórmula: Divida el hilo de la historia de 6000 palabras en cuatro partes de 1500 palabras. En cada parte ponga lo siguiente:

Primeras 1500 palabras

1- Primera línea, o lo más cerca posible del inicio, presente el héroe y golpéelo con un puñado de problemas. Insinúe un misterio, una amenaza o un problema que haya que resolver, algo a lo que el héroe tenga que hacer frente.

2- El héroe decide hacer frente a su puñado de problemas. (Trata de entender el misterio, derrotar la amenaza, o resolver el problema.)

3- Introducir todos los demás personajes tan pronto como sea posible. Introdúzcalos de lleno en la acción.

4- El héroe aterrizará en un conflicto físico real cerca del final de las primeras 1500 palabras.

5- Hacia el final de las primeras 1500 palabras hay un giro sorpresa en el desarrollo de la trama.

Hasta ahora:
¿Tiene suspenso, intriga?
¿Existe una amenaza para el héroe?
¿Todo sucede lógicamente?

En este punto, podría ser útil recordar que la acción debe hacer algo más que hacer avanzar al héroe sobre el paisaje. Supongamos que el héroe descubrió que los cobardes villanos han secuestrado alguien llamado Eloise, que puede saber el secreto de lo que está detrás de todos estos acontecimientos siniestros. El héroe acorrala los villanos, luchan, y los villanos escapan. No va muy bien la historia.

El héroe debe hacer distinto, encontrar complicaciones, por ejemplo, rescata a Eloise, y ¡sorpresa! Eloise es un mono de cola anillada. El héroe no sabe qué más hacer y cuenta los anillos en la cola de Eloise. Descubre que son reales. Los anillos están pintados. ¿Por qué?

Segundas 1500 palabras

1- Descargue más dolor sobre el héroe.

2- El protagonista lucha heroicamente, y sus luchas conducen a:

3- Otro conflicto físico.

4- Un giro argumental sorprendente pone fin a las segundas 1500 palabras.

Hasta aquí:
¿La segunda parte tiene suspenso?
¿Crece la amenaza como una nube negra?
¿Está el héroe cada más comprometido?
¿Es la segunda parte lógica?

¡NO LO DIGAS, Muéstralo! Este es uno de los secretos de la escritura, nunca hay decirle cosas al lector, debes mostrarle (temblando, ojos errantes, mandíbula floja, y así…) Que el lector lo vea y deduzca por sí mismo.

Al escribir, ayuda a conseguir por lo menos una sorpresa menor por cada página impresa. Es razonable esperar que estas sorpresas menores ayuden al momento de seducir al lector y mantener su interés. Ellos no tienen que esforzarse. Un método para llevar a cabo de vez en cuando es éste: el héroe está examinando la escena del crimen. La puerta detrás de él comienza lentamente a abrirse. Él no lo ve. Lleva a cabo su examen sin contratiempos. La puerta se abre más y más, hasta que ¡sorpresa! El vidrio de la ventana de la habitación se abre completamente. Debe de haberse abierto poco a poco, y el aire que soplaba en la habitación ha causado que la puerta se abra. Entonces, ¿qué diablos hacía que se abra tan lentamente? Más misterio.

La caracterización de un personaje de la historia consiste en darle algunas cosas que le hacen pegarse en la mente del lector. ‘Etiquételos’ con algo que los haga fácil de recordar.

Construya a conciencia sus escenarios para que la acción pueda ser continua.

Terceras 1500 palabras

1- Más sufrimiento para el héroe.

2- El protagonista hace algunos avances, acorrala al villano o alguien de su entorno y:

3- Un conflicto físico más.

4- Un giro sorpresivo en la trama, en la que el héroe preferentemente sale muy mal parado, para poner fin a las terceras 1500 palabras.

Comprobemos:
¿Todavía tiene suspenso?
¿La amenaza se torna más negra?
¿El héroe se encuentra en un infierno para hallar la solución?
¿Todo sucede en forma lógica?

Estas fórmulas o esquemas generales son sólo algo para recordar que usted debe insertar algún conflicto físico y algunos giros argumentales originales, con un poco de suspenso y amenaza sobre los protagonistas. Sin ellos, no hay historia.

Los conflictos físicos en cada parte pueden (deberían) ser diferentes y originales. Si incluye una pelea a puñetazos en el primer tramo, eso puede hacerse cargo del pugilismo hasta el próximo segmento. Lo mismo para el gas venenoso y espadas. Por supuesto puede haber excepciones, un personaje con un golpe peculiar, o con un movimiento rápido y entrenado, puede utilizarlos más de una vez. La idea es evitar la monotonía.

Escenas de acción: Deben ser vívidas, rápidas, sin palabras de más. Es preciso crear suspenso, hacen que el lector vea y sienta la acción.

Escenarios: Oír, oler, ver, sentir y saborear.

Descripciones: Los árboles, el viento, el paisaje y el agua.

El secreto de toda la escritura es hacer que cada palabra cuente.

Cuartas 1500 palabras

1- Otra ración más densa de dificultades cae sobre el héroe.

2- Llevar al héroe a estar casi enterrado en sus problemas. (En sentido figurado, el villano le tiene prisionero y lo ha enmarcado en un rap asesinato, la chica está supuestamente muerta, todo está perdido, y el método diferente de asesinato está a punto de acabar con el protagonista.)

3- El héroe se salva a si mismo usando su propia habilidad, su conocimiento o su fuerza.

4- Los misterios restantes (uno grande sigue hasta este punto y nos ayudará a sostener el interés del lector) se resuelven en el transcurso del clímax final donde el héroe consigue dominar la situación.

5- El toque final: una gran sorpresa (esta puede ser que el villano resulta ser la persona menos esperada, que el ‘tesoro’ sea un fiasco, etc.)

6- El remate, la gracia de ponerle fin con estilo.

Al final:
¿El suspenso se extendió hasta la última línea?
¿La amenaza se sostiene hasta el final?
¿Todo ha sido explicado?
¿Todo sucede lógicamente?
¿Es la resolución tan buena como para dejar al lector satisfecho?
¿Dios mata al villano? ¿O lo hace el héroe?

Para terminar, esta frase:
“Ningún escrito mío, hecho siguiendo esta fórmula, ha fallado en las ventas. El sistema para la construcción de historias no es muy diferente que el método para construir cualquier otra cosa.” Lester Dent.

Más artículos...

1 Respuesta

  1. lurdes dice:

    Excelente blog. Directo, sencillo, de calidad. Gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

Navegando este sitio usted acepta le utilización de cookies. mas información

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

cerrar